Programación neurolinguística e hipnoterapia como método de curación de la emetofobia o miedo al vómito

Muchas personas sufren de emetofobia, pero este temor rara vez se menciona o se discute. En pocas palabras, esta fobia es un miedo al vómito.

Las personas con emetofobia grave están dispuestas a hacer todo lo posible para evitar los vómitos o la vista de vómitos.

Si bien los emetofóbicos suelen sobrellevar su miedo, pueden curarse completamente utilizando técnicas como la hipnoterapia ericksoniana y la programación neurolinguística.

La emetofobia es una fobia extremadamente común con implicaciones de gran alcance para quienes la padecen.

Algunas personas se niegan a cenar fuera de su casa o con otras personas por temor a sufrir una intoxicación alimentaria.

Las mujeres embarazadas con emetofobia pueden estar absolutamente aterrorizadas de tener náuseas matutinas.

La condición también hace que sea difícil para los padres criar a sus recién nacidos o atender a sus hijos pequeños si se enferman.

La emetofobia puede afectar seriamente la capacidad o la voluntad de viajar de una persona. Una persona puede tener miedo de viajar a un país extranjero y enfermarse.

Muchos enfermos de emetofobia evitarán los entornos públicos y el transporte porque temen enfermarse o incluso ver a alguien más enfermarse.

La fobia también afecta la capacidad de una persona para trabajar en ciertas carreras, como enfermería y atención médica.

La emetofobia es a menudo causada por casos infantiles de vómitos. Los que sufren pueden recordar la desagradable experiencia de estar enfermo y querer evitarla a toda costa.

También pueden temer la enfermedad porque la asocian con una falta de control físico. La emetofobia afecta a hombres y mujeres de todas las edades.

La emetofobia grave puede manifestarse en otros trastornos de ansiedad y fobias. Muchos enfermos desarrollarán agorafobia, un temor a lugares desconocidos que hacen sentir a una persona como si estuvieran “encerrados”.

Las personas con emetofobia también pueden tener un miedo profundo a los gérmenes u hospitales. Lo que comienza como emetofobia puede convertirse rápidamente en una serie de afecciones graves relacionadas con el miedo original.

Muchos pacientes intentan lidiar con su miedo evitándolo siempre que sea posible, pero la emetofobia puede tratarse con éxito con opciones que van desde la terapia hasta la medicación contra la ansiedad.

Sin embargo, existen algunos desafíos únicos relacionados con el tratamiento de la emetofobia. Con el tiempo, la fobia se asocia fuertemente con imágenes negativas vívidas en la mente inconsciente.

El miedo está tan profundamente arraigado que no puede ser controlado solo por el esfuerzo consciente o la fuerza de voluntad. Las personas con emetofobia pueden darse cuenta de que su miedo es irracional, pero aún así se sienten impotentes para hacer algo con respecto a su condición.

La hipnoterapia es una herramienta poderosa para curar las fobias porque puede disociar o desconectar el miedo de las imágenes negativas dentro de la mente inconsciente. Es una excelente forma de terapia segura y no invasiva que proporciona resultados permanentes.

Los tratamientos de hipnoterapia a menudo toman la forma de un programa dividido en varias sesiones fáciles de seguir.

Un buen programa comienza con la terapia de relajación. Esto tiene un efecto calmante y ayuda a que la mente sea más receptiva a la hipnosis.

Una vez que una persona se siente relajada y libre de estrés, la hipnoterapia guía a la mente inconsciente a adoptar un nuevo proceso de pensamiento libre de fobia.

La hipnoterapia Ericksoniana es ideal para pensadores independientes, como lo son muchos pacientes con emetofobia que consideran importante tener control sobre su propia salud y bienestar.

Funciona mediante el uso de sugerencias indirectas ocultas en historias, metáforas y diálogos. Es diferente de las técnicas de hipnosis tradicionales, que utilizan sugerencias posthipnóticas directas para tratar las fobias individuales.

Estas técnicas convencionales a menudo resultan ineficaces debido a la tendencia de las personas a cuestionar lo que se les dice y a resistir las sugerencias directas. Con la hipnoterapia Ericksoniana, estos problemas pueden evitarse.

Dado que la emetofobia suele ir acompañada de otros trastornos de ansiedad como la germofobia y la agorafobia, es importante que un buen programa de tratamiento aborde todos estos problemas.

Las técnicas de hipnoterapia ericksoniana y de programación neuro-lingüística (PNL) tienen una ventaja sobre los programas de hipnosis tradicionales y es que no son específicos de fobia; se pueden utilizar para tratar cualquier fobia, o incluso fobias múltiples.

Además, el programa combinado será efectivo para la mayoría de los usuarios porque contiene una amplia gama de técnicas para adaptarse a cualquier persona.

Las personas a menudo se sorprenden gratamente por la facilidad con la que logran resultados a través de la hipnoterapia.

La hipnoterapia y la programacion neurolinguística ha ayudado a innumerables personas a superar fácilmente sus fobias y es una forma principal de tratamiento de fobia.

Las técnicas que se encuentran en la hipnosis Ericksoniana y la PNL son tratamientos efectivos para una variedad de temores y trastornos de ansiedad.

Son la clave del éxito para ayudar a muchas personas con emetofobia a vencer sus miedos y sentirse cómodos y en control.

Programación neurolinguística e hipnoterapia como método de curación de la emetofobia o miedo al vómito
Califica esta publicación
Previous Post

Mejoramiento personal sobrealimentado por la hipnoterapia de desarrollo personal de Erickson y la programación neurolinguística

Next Post

Tratamientos para la agorafobia o miedo al mercado usando hipnoterapia y PNL

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.