La PNL puede aliviar los sentimientos de desesperación en adultos, jóvenes y niños

La depresión clínica es una condición causada por desequilibrios químicos en el cerebro que hacen que una persona se sienta constantemente triste, distante, negativo y desmotivado.

La depresión puede durar días, semanas, meses o incluso años y puede ser desencadenado por ansiedades, eventos traumáticos o nada en absoluto.

La depresión puede afectar a personas de todas las edades, incluidos adolescentes y niños pequeños.

Los niños y adolescentes con frecuencia sufren de depresión, lo que deja a las familias con preguntas como: ¿por qué sucede y qué tratamientos están disponibles?

Afortunadamente, el trastorno depresivo es tratable y algunas de las terapias más eficaces para la depresión son las técnicas de programación neurolinguistica.

En el pasado, se pensaba que los niños no podían estar deprimidos, pero en realidad, la depresión puede afectar a personas de todas las edades.

A menudo, la depresión en los jóvenes se desencadena por eventos como el cambio de escuelas, una ruptura de relaciones, una enfermedad, una pérdida en la familia o el abuso. En algunas personas, la depresión no tiene una causa externa.

La depresión suele ser hereditaria, lo que significa que las madres y los padres que sufren de depresión tienen más probabilidades de tener hijos que la sufren.

Hay varias formas diferentes de depresión. La mayoría de los niños con depresión tienen un tipo de depresión mayor. Esta depresión obstruye la capacidad de una persona para disfrutar de la vida y participar en actividades normales.

Algunos adolescentes también pueden sufrir de un tipo de depresión más leve llamada trastorno distímico, que es un tipo de depresión a largo plazo con síntomas más leves que el trastorno depresivo mayor.

Un tipo de depresión más raro pero aún común es el trastorno maníaco-depresivo (trastorno bipolar), que se caracteriza por cambios repentinos en el estado de ánimo de una tristeza extrema a una felicidad extrema.

La depresión puede ser un problema para los adolescentes porque sus síntomas pueden variar ligeramente de los síntomas que los adultos suelen mostrar, lo que dificulta su diagnóstico y tratamiento.

A menudo, los jóvenes con depresión no se sentirán tristes o “deprimidos” como cabría esperar en los adultos.

La irritabilidad constante suele ser uno de los mayores signos de depresión en niños y adolescentes.

Los signos de depresión pueden no ser obvios, pero pueden incluir dificultad para concentrarse y dificultad para dormir, poca energía y menor interés en las cosas que solían adorar.

Los jóvenes con depresión pueden tener problemas con el trabajo escolar, tener problemas para hacer amigos o meterse en problemas “actuando”, pidiendo atención.

Los efectos también son evidentes para los adolescentes, quienes pueden experimentar con el alcohol y las drogas para escapar de sus sentimientos abrumadores.

El trastorno depresivo no es culpa de nadie, pero los que tienen depresión tienen el poder de buscar tratamiento y descubrir cómo manejar su depresión.

Los tratamientos para la depresión pueden ir desde la terapia y el asesoramiento hasta el uso de medicamentos antidepresivos.

La terapia de grupo puede ser beneficiosa para adolescentes y niños mayores al proporcionar un lugar seguro para compartir sus sentimientos con los demás.

Los servicios en línea, como los foros de depresión, también pueden proporcionar información sobre la depresión y servir como un grupo de terapia para adolescentes deprimidos.

La terapia conductual puede ayudar a enseñar a las personas de todas las edades a manejar su depresión.

Los terapeutas capacitados pueden ayudar a las familias a comprender qué causa la depresión. La terapia familiar ayuda a educar a las familias sobre por qué su hijo tiene depresión y qué pueden hacer para ayudarlos.

En algunos casos, se prescriben antidepresivos o fármacos antipsicóticos. Esto solo se hace bajo la supervisión de un médico que controlará la salud y el estado mental del niño.

Aunque las personas con depresión severa pueden necesitar tomar medicamentos, estos medicamentos pueden tener muchos efectos secundarios, especialmente en niños y adolescentes, que aún están en desarrollo.

Por esta razón, la terapia, el apoyo y la comprensión de las familias y los consejeros profesionales, y el uso de técnicas que ayudan a los niños a aprender cómo hacer frente a su depresión por sí mismos se consideran mejores para ayudar a los jóvenes con depresión.

Las prácticas de Programación Neurolinguística (PNL) pueden usarse para aliviar la ansiedad, la tensión y la depresión.

Ayudan a las personas a crear mecanismos de afrontamiento seguros y constructivos para reducir la depresión. Funciona para todos porque es seguro, no requiere el uso de ningún medicamento y es una forma útil de terapia de autoayuda.

Una técnica de PNL utilizada para aliviar la depresión es el Flash de PNL. Esta técnica le enseña a su mente inconsciente a usar los sentimientos que generan estrés y depresión como activadores de pensamientos que crean relajación. Es una técnica que incluso los jóvenes pueden usar para ayudarlos a sobrellevar su depresión.

Las personas con depresión pueden superarlo. La terapia puede ayudar a las personas deprimidas de todas las edades a vivir mejor.

Las técnicas de PNL son perfectas para ayudar a los jóvenes y sus familias a manejar la ansiedad y la depresión. Estas técnicas pueden reducir o incluso eliminar la depresión en cualquier persona.

La PNL puede aliviar los sentimientos de desesperación en adultos, jóvenes y niños
Califica esta publicación
Previous Post

Alcanzando todo el potencial del cerebro a través de un entrenador personal de PNL

Next Post

Tratamiento de la fobia social usando PNL y la hipnosis

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.